EJERCICIO

El primer ejercicio y fundamental para el cachorro es el juego, principalmente con otros cachorros. Éste desde muy corta edad siente la necesidad natural de explorar el mundo que le rodea, agudizar y potenciar sus instintos primarios básicos que se supone le darán en la edad adulta, las cualidades necesarias para la supervivencia. El instinto de caza incita al perro a perseguir todo aquello que se mueve con la intención de correr tras su presa para alimentarse. En esta etapa, el cachorro perseguirá, por acto reflejo, cualquier objeto que le lancemos, cualquier animal que corra, o a cualquiera de sus hermanos de camada.

Cuando un cachorro juega con otro, sigue despertando sus instintos, en este caso el de dominancia. El juego no es más que un combate a niveles de agresividad mínimos, los cuales tienen la misión de enseñar al cachorro las técnicas precisas para un enfrentamiento real en la edad adulta. Si nos fijamos, cuando dos cachorros o perros jóvenes juegan, sus movimientos y expresión corporal son los mismos que una lucha real pero sin carga agresiva.

Pues bien, todos estos juegos son los adecuados y necesarios para que el cachorro desarrolle su estructura ósea y muscular en plenitud. Nunca debemos forzar al cachorro o perro joven, cuyo desarrollo no ha concluido, y someterlo a ejercicios físicos violentos, pues corremos el riesgo de causar alguna lesión que en algunos casos puede ser irreparable.

Conozco a algunos dueños inexpertos que deseaban presumir al “súper-perro” en tiempo record y lo que es peor, a temprana edad, y terminaron lesionando a su cachorro. No debemos caer en el error de forzar continuamente al cachorro, ni correr distancias grandes, ni obligarlo a saltar. Su osamenta en esa edad es débil y está en proceso de formación; es necesario esperar a que se consolide. Por tanto debemos dejar al cachorro que él mismo racione su nivel de ejercicios mediante el juego natural.

Lanzar la pelota ó cualquier otro objeto, morder un trapo y forcejear un poco con el así como las caminatas cortas son maneras de mantener ejercitado a nuestro cachorrito.

Algunas personas tienen la idea erronea que   los pugs no pueden o no deben hacer ejercicio pero si nosotros lo acostumbramos, claro que lo pueden hacer sn problema, de hecho son muy agiles.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *